SAN JORGE

San Jorge es el santo patrón universal de los Scouts, por tanto, todos deberíamos conocer su historia.

San Jorge nació en Capadocia, en el año 303. A los diecisiete años se alistó en la caballería, donde pronto se destacó por su valor.

En cierta ocasión, fue a una ciudad llamada Selem, cerca de la cual había un dragón, que tenía que ser alimentado diariamente con un ciudadano, escogido al azar.

El día en que San Jorge llegó allá, la suerte había recaído sobre la hija del rey, la princesa Cleolinda. San Jorge resolvió que aquella doncella no debía morir y fue en busca del dragón, que vivía en un pantano vecino y lo mató.

San Jorge es el tipo que deben seguir los Scouts.

Cuando se presentaba una dificultad o un peligro por grande que pareciera -aun en la forma de un dragón- ni lo esquivaba, ni lo temía, sino que le hacía frente con todas sus fuerzas y las de su caballo. Aun cuando armado inadecuadamente, pues sólo contaba con una lanza, se arrojó sobre el dragón e hizo cuanto pudo, venciendo la dificultad que nadie se había atrevido a arrastrar.

De esta manera exactamente es como los Scouts deben enfrentarse a las dificultades y a los peligros, sin tomar en consideración lo grandes y terroríficos que puedan parecer, o lo mal equipados que se encuentre para hacerles frente.

Deberán arrastrarlos valientes y confiados, usando de todas sus fuerzas para vencerlos y las probabilidades son que saldrán victoriosos.

San Jorge se celebra el día 23 de Abril. En ese día todo buen Scout se compromete especialmente a meditar sobre la Promesa y de la Ley Scout.

San Jorge además de patrón de los Scouts es el patrón de la Caballería y el patrón de Inglaterra.

 

La Caballería tiene mucho que ver con los Scouts:

La Caballería, es decir, la Orden de los Caballeros, nació en Inglaterra hace unos 1500 años, con el rey Arturo.

A la muerte de su padre, el rey Uther Pendragon vivía al lado de su tío y nadie sabía quién era el rey. El mismo no sabía que era hijo del rey muerto.

Un día encontró una gran losa en el cementerio, en la cual estaba clavada una espada y que tenía la siguiente inscripción: "Quien quiera que arranque esta espada será el rey de Inglaterra".

A todos los principales "lords" se les dio la oportunidad de tratar de sacarla, pero ninguno pudo siquiera moverla, sin embargo al llegarle el turno de Arturo, pudo moverla fácilmente, por lo que fue proclamado rey.

Después reunió a un grupo de caballeros y solía sentarse con ellos alrededor de una gran mesa redonda, por lo que se les llamó los "caballeros de la mesa redonda".

Antaño, cuando los caballeros eran intrépidos (como nuestro patrón), siempre cabalgaba cerca de él su escudero, un joven ayudante y compañero y detrás de ellos marchaba su grupo, o patrulla de hombres de armas. Eran los hombres recios de antaño, que ganaron tantas buenas batallas para su patria, por su decisión y leal devoción a sus caballeros.

En tiempos de paz los caballeros cabalgaban diariamente en busca de oportunidades para ejecutar una buena acción con alguien que necesitara ayuda, especialmente con las mujeres y los niños que se encontraran en apuro. Cuando se dedicaban a realizar estas buenas acciones se les llamaba "caballeros andantes".

Los caballeros de antaño eran los Guías de Patrulla y los hombres de armas los Scouts.

Por tanto los Guías de Patrulla, y los Scouts, somos por tanto, muy parecidos a los caballeros y sus seguidores, especialmente si conservamos siempre el honor ante nuestros ojos y hacemos cuanto podamos para ayudar a los demás cuando éstos se encuentre en apuros, o soliciten nuestra ayuda. Nuestra divisa es "Siempre Listos" para hacer esto y la divisa de los caballeros era parecida: "Estad siempre listos"

Estas eran las ocho leyes de los caballeros:

  1. "Estad siempre listos, con vuestra armadura puesta, excepto durante el descanso por la noche.
  2. En cualquier cosa que trabajéis, tratad de ganar honor y fama de honestidad.
  3. Defended al pobre y al débil.
  4. No hagáis nada que hiera u ofenda a alguien.
  5. Estad preparados para pelear en defensa de vuestra patria.
  6. Jamás faltéis a vuestra palabra.
  7. Defended el honor de vuestra patria con vuestra vida.
  8. Es mejor morir con honor, que vivir con vergüenza".

La caballería requería que la juventud se adiestrara en oficios laboriosos y humildes, con alegría y gracia, y ejecutara buenas acciones para los demás.

Estas eran las reglas principales de los antiguos caballeros y de las cuales se deriva actualmente la Ley Scout.

Un caballero o un scout es siempre un caballero. Mucha gente piensa que un caballero ha menester mucho dinero; pero el dinero no hace al caballero. Un caballero es aquel que guarda las leyes de la "Caballería".